Seleccionar página

Lavar los guantes de invierno de lana no es tan simple como otros tipos de guantes, ya que son más delicados, elásticos y gruesos. La lana y el material tejido pueden encogerse fácilmente debido al calor, los detergentes agresivos y/o la manipulación brusca. Con el tiempo, he aprendido a lavar adecuadamente los guantes de lana y los guantes de esquí impermeables para que se mantengan en forma durante un período prolongado.

Debe lavar a mano los guantes con agua y jabón. Cualquier jabón suave está a la altura, pero recomiendo invertir en un detergente para lana. Puede sonar excesivo al principio, pero realmente vale la pena. Si sus guantes son resistentes al agua, es posible que deba volver a impermeabilizarlos. Además, algunos guantes se pueden lavar a máquina. Sigue leyendo para más detalles.

Cosas que necesitará

Antes de comenzar, revise la etiqueta para ver si sus guantes se pueden lavar a máquina. Hay cinco tipos principales de lana: Merino, angora, acrílico, cachemira y mezclada. Generalmente, el angora es el único tipo que no debe lavarse a máquina debido a su naturaleza ligera y sedosa. Lea la etiqueta del producto para estar seguro.

Luego, sigue estos pasos para lavar los guantes de invierno en la lavadora:

  • Coloque los guantes en una bolsa de ropa, preferiblemente con otra ropa del mismo color.
  • Agrega un detergente suave y lava en un ciclo corto y delicado con agua tibia o fría. No use suavizantes de telas.
  • No secar en secadora. En su lugar, déjelos planos sobre una superficie limpia. Evite cualquier fuente de calor directa.

Sin embargo, recomendamos lavar los guantes de lana a mano. No es solo por su delicadeza, sino también por el virus de la gripe invernal que podría adherirse a sus guantes. Además, si ha perdido la etiqueta, es mejor asumir que los guantes deben lavarse a mano. Reúna lo siguiente para continuar.

1. Detergente para lana

En países fríos, los guantes de invierno de lana son esenciales. Por lo tanto, consigue un detergente para seda o lana en lugar de un jabón normal para cuidarlos bien. Estos agentes de limpieza están formulados específicamente para fibras a base de proteínas con un pH neutro. Limpiarán de manera suave pero efectiva, eliminarán los olores y evitarán que la lana se forme bolitas. Aún así, un detergente suave puede hacer el trabajo. Puedes usar tu lavavajillas o limpiador de manos. Manténgase alejado de los detergentes muy perfumados o concentrados.

2. Toalla limpia

Necesita una toalla limpia para ayudar a absorber el exceso de agua después del lavado.

3. Cera o spray impermeable

Si está lavando guantes de esquí, obtenga una cera impermeable o un aerosol que combine con el material de su guante. La capa impermeable se desgastará después de un período de uso. Por lo tanto, cuando sus guantes estén agradables y limpios después del lavado, repréndalos para evitar que sus manos se mojen y tiemblen en climas helados.

Pasos para lavar los guantes de lana

Independientemente de si sus guantes son de lana natural o sintética, requieren un cuidado delicado, especialmente aquellos con esponjosidad y sedosidad. No querrás perder su increíble propiedad aislante. Siga estos pasos para lavar los guantes de lana:

  • Mezcle una cantidad decente de detergente para lana en agua tibia o fría (el agua caliente encogerá la lana).
  • Sumerge los guantes en la mezcla durante cinco a diez minutos. No los dejes en el agua por mucho tiempo.
  • Use un paño limpio para quitar la suciedad y lávelos suavemente. Nunca retuerza ni retuerza los guantes de lana.
  • Envuelva los guantes con una toalla limpia y presiónelos para eliminar la humedad.
  • Colócalas planas para que se sequen al aire. Evite cualquier fuente de calor.

Los guantes gruesos pueden tardar hasta un día en secarse. Puede usar la ayuda de un ventilador eléctrico para acelerar el proceso. Cuando el exterior esté seco, déles la vuelta para asegurarse de que el interior esté completamente libre de humedad. El mismo procedimiento se aplica cuando lavas las manoplas.

Pasos para lavar los guantes de esquí impermeables

Al igual que la chaqueta y los pantalones de esquí, los guantes de esquí deben lavarse de vez en cuando. Una vez más, consulte la etiqueta para obtener instrucciones de lavado específicas. Evite la ropa o el detergente fuerte cuando limpie, ya que podría afectar la capacidad de resistencia al agua de los guantes. Utilice los siguientes pasos para lavar los guantes de esquí:

  • Si sus guantes vienen con forros, quítelos y límpielos por separado. Recomendamos lavar los forros de los guantes después de una semana de uso. Tus manos se mojan y sudan mientras practicas deporte, por lo que limpiar los revestimientos regularmente evita la acumulación de moho y bacterias.
  • Mezcle detergente suave o de lana con agua tibia en un recipiente. Remoje los revestimientos durante cinco minutos. Luego, lávelos suavemente, enjuáguelos y escúrralos. Colócalos sobre una superficie plana o cuélgalos en un tendedero para que se sequen.
  • Los guantes de esquí gruesos pueden tardar unos días en secarse en invierno. Por lo tanto, lavarlos una o dos veces por temporada debería estar bien. Repite los pasos que haces con los forros de los guantes.
  • Cuando estén secos, aplique una capa delgada de cera a prueba de agua y déjelos toda la noche para obtener los mejores resultados.

Si sus guantes no tienen forros desmontables, le recomendamos que compre un par de forros para guantes. Lavar los guantes impermeables con demasiada frecuencia puede disminuir sus capacidades térmicas y repelentes. Además, los forros mantendrán tus manos calientes. Mira el video a continuación para obtener detalles sobre cómo lavar los guantes de esquí:

Consejos al lavar los guantes de lana

  • Si está lavando guantes de deportes de invierno, enjuáguelos con una mezcla de mitad de vinagre blanco y mitad de agua fría para eliminar todo el
  • La lana sintética puede volverse quebradiza después del lavado. Agregar una pequeña cantidad de suavizante de telas al enjuagar ayudará a suavizarlos.
  • Para proteger el color de los guantes, agregue una pizca de sal a su agua jabonosa. Además, no te asustes si ves pigmentos saliendo de tus guantes de lana al lavarlos. Es normal para los guantes de lana nueva y dejará de ocurrir después de lavarlos una o dos veces.
  • Si sus guantes de lana se ven elásticos después del lavado, espere hasta que estén secos y colóquelos en una bolsa ziplock. Después, mételos en la nevera durante la noche para evitar que se peguen.

Conclusión

Ahora puede mantener sus guantes de invierno frescos y limpios, evitando la propagación de los virus de la gripe invernal. Cuidar el material de lana no es complejo ni exigente, solo tenga en cuenta la regla general para mantener la forma perfecta de sus guantes de lana. Recuerda que los guantes no son solo accesorios, protegen y mantienen las manos calientes.

Si encuentra útil este tutorial sobre cómo lavar los guantes de lana, creemos que sus compañeros esquiadores también lo necesitarán. Siéntete libre de compartir el artículo con las personas que te rodean. Además, no dude en comunicarse, apreciamos todos los pensamientos y preguntas. ¡Gracias por su atención!