Seleccionar página

La primera vez que use botas de trabajo de cuero, puede sentir dolor e incomodidad. Eso es normal debido a la naturaleza pesada y resistente del calzado de seguridad. El problema se resolverá una vez que te tomes tu tiempo para amoldar las botas de cuero. ¡Sin embargo, sin presión! Dominar las botas de trabajo es simple.

En primer lugar, debe obtener el tamaño adecuado y ajustar hasta que queden bien ajustados. Luego, pase tiempo usándolos en la casa. Debe tomar al menos 15 a 20 minutos al día durante unos días. Para estirar aún más el cuero, combine las botas con calcetines gruesos y use acondicionadores de cuero. Finalmente, guárdelos usando camillas para zapatos para obtener los mejores resultados.

Después del período de adaptación, sus pies tendrán más espacio para respirar y flexionarse en las botas. Los problemas comunes de los pies, como tensión en los pies, dolor de tobillo, ampollas y rozaduras, no ocurrirán. Confía en mí, vale la pena el esfuerzo. Exploremos más sobre cómo amoldar las botas de trabajo.

Que necesitarás

OSHA obliga a los trabajadores a usar botas de seguridad en ciertos lugares de trabajo. No puedes evitarlos sin importar lo desagradables que se sientan. Pero con estos pasos, las botas de trabajo cómodas están garantizadas. Reúna rápidamente lo siguiente para continuar.

1. Tus botas nuevas

Tu nuevo par de botas es sin duda lo que necesitarás. Adelante, agárralos. Sin embargo, solo puede usar botas que le queden bien o que estén un poco apretadas. No hay forma de estirar un zapato de la talla 7 a la 9, o de encoger una talla 10 a la talla 8. Por favor, compruebe el calce de sus botas:

  • Cuando se pone de pie, los dedos de los pies deben tener al menos un espacio de una pulgada delante de ellos.
  • Cuando caminas, tu tacón no sube demasiado ni se sale de las botas. Los dedos de los pies no deben deslizarse hacia adelante y golpear la puntera.
  • Cuando llevas algo pesado, los costados de tus pies no deben sentir la presión del zapato.

Más adelante en este artículo, le brindaremos consejos para comprar las botas más cómodas y que le queden bien. Para aquellos que aún no tienen un buen par de botas, sigan leyendo.

2. Calcetines gruesos

No todos los pares de calcetines funcionarán en este escenario. Recuerda que estamos ante calzado resistente. Algunas botas de trabajo pueden pesar hasta cinco libras. Esa es una cantidad relativamente grande de peso en los pies. Por lo tanto, prepare un buen par de calcetines. Si elige calcetines a ciegas en el supermercado, es probable que no sean de alta calidad. Para elegir calcetines absorbentes y duraderos, presta atención a estos:

  • Materiales: el algodón es un material común en la industria de la confección, pero no necesariamente el mejor cuando se trata de calcetines. Aunque es más rentable, el algodón no absorbe la humedad ni es tan transpirable como el poliéster o las mezclas sintéticas. Para los que prefieren el tejido natural, el bambú o la lana merino son geniales. No atraparán la humedad en tus pies.
  • Ajuste: los calcetines son elásticos, pero eso no significa que cualquier calcetín se ajuste. Preste atención al tamaño al comprarlos. Los calcetines deben quedar ajustados, no apretados. Si los calcetines están sueltos, la tela sobrante puede causar ampollas.
  • Grosor: Para ablandar botas de cuero, necesitas calcetines gruesos. Pueden proporcionar más amortiguación que las normales. Pero si tus botas te quedan un poco apretadas, ten cuidado de no comprar calcetines demasiado gruesos. La combinación de botas ajustadas y calcetines gruesos tensará tus pies.

Además, algunos calcetines cuentan con acolchados en la punta y el talón de los pies. Búscalos si quieres más apoyo y comodidad.

3. Camillas para zapatos

Nunca es fácil encontrar zapatos que te queden bien. Las características de seguridad de las botas de trabajo lo hacen aún más difícil. Si a menudo te encuentras entre dos tallas de zapatos, los estiradores de botas son una buena inversión. Te serán útiles para tus botas de trabajo y el resto de tu zapatero.

Algunos estiradores de botas vienen en pares, uno para el zapato derecho y otro para el izquierdo. Algunos se pueden comprar como individuales; Puedes usar uno para ambos zapatos. Además, para las botas de cuello alto, considere estiradores de pantorrilla para obtener los mejores resultados.

4. Acondicionador de cuero

El acondicionador de cuero ablandará las partes superiores para que puedas amoldar las botas de trabajo rápidamente. Además, las botas nuevas con punta de acero tienden a agrietarse en la puntera. El acondicionador ayudará a prevenir las grietas en el cuero. Recuerde que una vez agrietado, el cuero perderá su forma y función. Por ejemplo, si daña la superficie de cuero de las botas impermeables, el agua se filtrará fácilmente. Las botas se desgastarán pronto.

Una vez que el cuero está cubierto con el acondicionador, la suciedad y el polvo no pueden adherirse a la superficie. El acondicionador lubricará el cuero y le dará un aspecto más pulido. En caso de que solo tengas aceite de visón, puedes usarlo. Pero tenga en cuenta que el aceite de visón puede oscurecer el color del cuero.

5. Tiritas

Durante el período de rodaje, son inevitables las ampollas leves y las rozaduras. No los ignore, ya que pueden provocar síntomas más graves. Tenga algunas tiritas a mano en caso de que las necesite. Evitarán que las áreas dolorosas del pie rocen contra los zapatos.

Pasos para adaptarse a las botas de trabajo nuevas

Cuando haya reunido todo lo que pueda necesitar, pasemos a la acción.

Paso 1: Obtenga el ajuste correcto

Para que las botas de trabajo se sientan cómodas, es fundamental obtener el calce adecuado. Tenga en cuenta que algunas botas son grandes y otras pequeñas, depende de las marcas y los modelos. Nunca asumas que son del mismo tamaño que tus otros zapatos. En su lugar, mida su pie con cuidado y compárelo con la tabla de tallas de la marca para obtener el tamaño adecuado.

Si puede probarse un nuevo par en la tienda, asegúrese de que las botas le queden bien:

  • Traiga su propio par de calcetines favoritos.
  • Compre botas nuevas al final de su jornada laboral ya que los pies tienden a ser más grandes después de un largo día de trabajo. Haga esto para evitar los zapatos ajustados.
  • Cuando tenga las botas puestas, intente ponerse de puntillas. Los dedos de los pies no deben tocar la parte superior de las botas y sentirse equilibrados.

Además de adaptarse, aquí hay algunos consejos útiles para mejorar la comodidad:

  • Si sus pies se calientan y sudan fácilmente, deje espacio adicional en la puntera para la transpirabilidad. Debes optar por los diseños de punta ancha o cuadrada.
  • En caso de que no esté seguro del tamaño más exacto, compre cordones. Son más fáciles de ajustar que los slip-ons. Todo lo que necesitas hacer es aflojar o apretar los cordones.
  • Piensa siempre en la cantidad de apoyo para los pies que necesitas. Las personas con arcos altos deben comprar botas de trabajo que tengan soporte adicional para el arco. Para las personas que experimentan fascitis plantar (sensación de punzadas agudas en los pies), sepan que hay calzado de seguridad diseñado específicamente para el síntoma.
  • En general, las botas de trabajo con punta de acero son más pesadas y duras que las de punta compuesta. Si eres nuevo en el mundo del equipo de seguridad, te recomendamos comprar botas con puntera compuesta. caminar por la casa

Paso 2: Camine por la casa

Ahora que tienes botas nuevas que te quedan bien. Empiece por ponérselos y caminar por la casa. Esto ayudará a que los zapatos se ablanden y aflojen.

Haga esto durante 15 a 20 minutos al día, luego aumente gradualmente el tiempo que pasa usándolos. Después de unos días, tus pies comenzarán a sentirse mucho más cómodos. Durante este período, el cuero sigue siendo bastante duro. Si aparecen manchas de ampollas, coloque una curita en el área.

Paso 3: Camina afuera

Caminar es la mejor manera de ablandar las botas, ya que permite que el cuero se flexione lentamente para adoptar la forma de los pies. Sin embargo, puede llevar tiempo.

Después de unos días de usar las botas en la casa, es posible que desee llevarlas afuera. Intente caminar sobre diferentes terrenos irregulares y escaleras para aumentar la flexibilidad de las botas. Sin embargo, no te alejes demasiado de tu casa. En este punto, las botas de trabajo de cuero no son lo suficientemente cómodas para caminar largas distancias.

Paso 4: Ponte calcetines gruesos

Los calcetines gruesos actuarán como una capa adicional, brindando más amortiguación para los pies y evitando que el talón se deslice. Le sugerimos que siempre combine el calzado resistente con calcetines gruesos en lugar de los normales.

Paso 5: suavizar y estirar el cuero

Después de caminar con las botas durante un par de días, es posible que encuentre arrugas de cuero aquí y allá. Aplique un poco de acondicionador de cuero o aceite de visón en las manchas para evitar grietas. Aún así, puede haber ciertas áreas que permanezcan rígidas y le sigan doliendo los pies. Para relajar estas áreas difíciles, aplique el acondicionador, luego use su mano para tirar ligeramente de las fibras de cuero.

Después de eso, deja que los zapatos se sequen al aire. Debería tomar varios minutos. Cuando te los vuelvas a poner, el cuero se sentirá mucho más suave.

Paso 6: Dobla las botas

Un método para darle más elasticidad a tus zapatos es doblarlos. Además de la parte superior de cuero, las nuevas suelas de goma también son muy rígidas. Si sus suelas vienen con características como resistencia química, vástagos de acero o tacones elevados, pueden ser aún más duras. Después de unos días de uso, la goma está más suelta, aprovecha para doblarlas hacia adelante y hacia atrás.

Paso 7: Usa camillas para zapatos

Todo el trabajo duro se habrá ido si no guardas tus botas de la manera correcta. Cuando te los quites, colócalos en las camillas para acelerar el proceso y mantener su forma. En caso de que te lo estés preguntando, estos son los pasos para usar un estirador de zapatos:

  • En primer lugar, rocíe los zapatos por fuera con una botella de spray para zapatos, si tiene una. De lo contrario, puede omitir este paso ya que ya ha aplicado acondicionador.
  • Luego, inserte la camilla en el zapato.
  • Para estirar el zapato a lo largo, dé varias vueltas al pomo.
  • Para estirar el zapato a lo ancho, gire el asa.

Algunas camillas de zapatos pueden ser diferentes. Lea el manual para obtener instrucciones. Tomará de dos a tres vueltas completas hasta que comience a ver que el zapato se expande. Recomendamos dejar las camillas puestas durante la noche durante unas seis a ocho horas. Después de dos o tres días, sus botas con punta de acero estarán estiradas y cómodas.

Paso 8: Rellenar las botas

Los estiradores de zapatos dejarán algunos espacios vacíos en las botas. Utilice algunos periódicos, calcetines, tela para rellenar los espacios. Esto asegura que toda la bota esté bien estirada mientras mantiene su forma superior. No querrás que aparezcan abolladuras aquí y allá.

Paso 9: Repite los pasos

El proceso de rodaje normalmente toma al menos una semana. Pero cuando usa nuestros consejos, acelerando el proceso con acondicionadores de cuero y estiradores de zapatos, sus botas se pueden usar en dos días. Sin embargo, si sus botas aún le resultan incómodas, no dude en repetir los pasos. Puede llevar un poco más de tiempo acostumbrarse a las botas con punta de acero.

Aún así, nunca estire demasiado las botas nuevas, ya que el cuero se estira naturalmente con el tiempo. O poco después de un período de uso, sus botas estarán demasiado sueltas. Algunas otras cosas que no se deben hacer incluyen:

  • No sumerja las botas nuevas en agua. Algunos tipos de materiales, especialmente el cuero, pueden dañarse si se sumergen en agua durante demasiado tiempo. Si ese es el caso de tus botas, nunca uses agua tibia para ablandarlas.
  • No aplique calor externo del secador de pelo para acelerar el proceso. El calor ayuda a que las fibras de cuero se estiren rápidamente, pero puede secar las botas, dejar grietas y dañar las áreas.

Conclusión

Un buen par de botas de trabajo puede durar toda la vida una vez que se usa y se mantiene de la manera correcta. El período de adaptación es crucial para ayudar a que tus pies se acostumbren lentamente a los zapatos y viceversa. Si lleva botas nuevas de inmediato al trabajo, el cuero puede agrietarse fácilmente y dañarse para siempre.

Si encuentra nuestro artículo sobre cómo amoldar las botas de trabajo informativo y útil, compártalo con otras personas. Realmente apreciamos su atención. Que tengas un buen día. ¡Te veo pronto!